Primera participación en un concurso fotográfico: estupendos resultados.

La silla – Barrio de Lavapiés – Madrid

Nunca había participado antes en un concurso fotográfico pero, en una salida con el grupo de fotografía de calle Crisol (con el cual colaboro habitualmente)  que se realizó en el madrileño barrio de Lavapiés, se dijo que la Real Sociedad Fotográfica tenía un concurso en marcha #todossomosunbarrio y que podíamos aprovechar para participar en el mismo con las fotografías que tomásemos ese día.  

La cuesta – Barrio de Lavapiés – Madrid

Me pareció una buena idea y subí unas cuantas fotos (no más de 5 o 6) a Instagram con el hastag propuesto. Viendo las fotos presentadas por el resto de participantes no me veía con muchas posibilidades. Pero el resultado ha sido que entre las aproximadamente 600 fotografías, seleccionaron 33 finalistas para participar en la exposición y entre ellas !2 mías!. Yo creo que ha sido un resultado excelente para ser mi primera participación.

Moraleja: 

“Nunca dejes escapar las oportunidades que se te brindan aunque no veas muchas posibilidades de éxito. A lo mejor te equivocas” 
Anuncios

Viviendo entre las luces y las sombras

_MG_2244 - web - 1200px

El día que descubrí las luces y las sombras que conviven entre nosotros en la calle, éstas se convirtieron en una pequeña obsesión. Siempre las busco; me atraen y tienen algo especial. Aparecen formas geométricas o se destacan más (si ya están en la imagen). Y con la ausencia de color, el volumen se amplifica mediante el contraste. Si quieres contemplar esta visión del mundo, coge tu cámara, sal ahí fuera y observa. Y en poco tiempo quedarás prendado, como me pasó a mí, por las luces y las sombras que viven entre nosotros…

Una visita a las profundidades y los entresijos de la guerra civil: el Bunker del Capricho

Bunker El Capricho

Era pronto, las 10 de la mañana de un sábado cualquiera. Desde que lo reformaron e inauguraron, tenía ganas de ir al famoso refugio del general Miaja, el Bunker del Parque del Capricho.

Nos espera en la puerta una amable señorita que realizará la visita guiada por el interior del mismo. He tenido suerte, no se han presentado la mayor parte de las 20 personas que forman el grupo cada media hora para la visita. Somos la mitad, con lo que estaré más libre para tomar fotografías. Vine al parque con la cámara a cuestas para hacer algunas tomas otoñales.

No creía que iba a estar permitido realizar fotos en el interior. Pero, para mi sorpresa, nos informan que se pueden hacer fotos y vídeos. ¡Es mi oportunidad! Poca gente, pero también poco tiempo; tengo que captar deprisa el ambiente con pocas pero relevantes instantáneas.

Antes de entrar, la guía nos cuenta una serie de recomendaciones como por ejemplo que vayamos abrigados porque hará frío, que en algunas estancias es posible que haya agua y esté encharcado, y que tengamos precaución si no nos gustan los lugares cerrados porque éste es un poco claustrofóbico. Continúa leyendo Una visita a las profundidades y los entresijos de la guerra civil: el Bunker del Capricho