Una visita a las profundidades y los entresijos de la guerra civil: el Bunker del Capricho


Bunker El Capricho

Era pronto, las 10 de la mañana de un sábado cualquiera. Desde que lo reformaron e inauguraron, tenía ganas de ir al famoso refugio del general Miaja, el Bunker del Parque del Capricho.

Nos espera en la puerta una amable señorita que realizará la visita guiada por el interior del mismo. He tenido suerte, no se han presentado la mayor parte de las 20 personas que forman el grupo cada media hora para la visita. Somos la mitad, con lo que estaré más libre para tomar fotografías. Vine al parque con la cámara a cuestas para hacer algunas tomas otoñales.

No creía que iba a estar permitido realizar fotos en el interior. Pero, para mi sorpresa, nos informan que se pueden hacer fotos y vídeos. ¡Es mi oportunidad! Poca gente, pero también poco tiempo; tengo que captar deprisa el ambiente con pocas pero relevantes instantáneas.

Antes de entrar, la guía nos cuenta una serie de recomendaciones como por ejemplo que vayamos abrigados porque hará frío, que en algunas estancias es posible que haya agua y esté encharcado, y que tengamos precaución si no nos gustan los lugares cerrados porque éste es un poco claustrofóbico.

Bunker El Capricho El descenso a 15 metros de profundidad nos pone en situación. Empieza a notarse una bajada de temperatura y una cierta humedad en el ambiente. Nos paramos a la entrada al corredor principal y se nos explica que todo está compartimentado con puertas de acero naval para, en caso de bombardeo o ataque químico, se pudiera aislar cada zona (al estilo del sistema estanco de los barcos).

A ambos lados del corredor principal se encuentran distribuidas las diferentes salas o habitaciones.

Nos comentan que la primera sala de la izquierda, detrás de una reja, era para desinfectar a los soldados que tuvieran la posibilidad (desgracia) de haber sido gaseados con productos químicos.

A continuación nos muestran la sala de duchas que, aunque no se encuentran, se intuyen en el suelo de la estancia.


A ambos lados del corredor principal existen corredores secundarios que también se podían utilizar en caso de salida de emergencia. En ellos se aprecia la humedad y el agua encharcada. Esto me ofrece la posibilidad de jugar con los reflejos y consigo la foto poniendo la cámara a ras de suelo.

Pasamos a una sala casi totalmente encharcada. Dicen que es algo habitual.


En algunas salas se observan los detalles del alicatado y el suelo original, con sus marcas del paso del tiempo. La ventilación se consigue mediante unas aberturas cuadradas en todo el Bunker que toman el aire de unas chimeneas situadas en el exterior. También llaman mi atención algunos detalles de las paredes y los marcos de las puertas…


Al final del pasillo, detrás de una reja que no nos deja pasar al interior y custodiada por una puerta de acero naval, nos encontramos la estancia que, según mi opinión, es la más fotogénica de todo el recorrido. Sus paredes con el tono original y su tenue iluminación, ofrecen una escena que valdría como localización para cualquier película de terror. Tengo que situar la cámara y el objetivo entre los barrotes y conformarme con algunas composiciones forzadas pero creo ha quedado captado el ambiente que allí se respira.


Lamentablemente nos dicen que el tiempo se ha acabado y que nos tenemos que marchar. Me quedo el último del grupo y hago las últimas fotografías como recuerdo y testimonio de una visita a las profundidades y los entresijos de la guerra civil.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.