De sombreros y rostros

Él se quitó el sombrero que le cubría medio rostro, pero ahí, en donde tenía que estar el rostro, no había nada. En su lugar, una neblina de color blanco lechoso giraba suavemente en espiral.

Haruki Murakami escritor y traductor japonés 1949

Y de repente…

“Y, de repente, es como si no existiera nadie más en el mundo que estas dos personas que atraviesan el espacio para encontrarse. Chocan, se abrazan, pierden el equilibrio, se dan contra una pared y allí se quedan, convertidos en un solo ser indivisible.”

SUZANNE COLLINS